Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
/ / /

Historias de los Grupos Parlamentarios

Recientemente he leído en la prensa que la Mesa del Congreso va a sopesar si concede un grupo parlamentario a los partidos UPyD y Amaiur. La situación es la siguiente: ser grupo parlamentario permite obtener más financiación, más tiempo de intervención y toda una serie de ventajas que ayudan al partido a cumplir sus objetivos. Para serlo hay que reunir una serie de requisitos, los cuales se encuentran en el artículo 23 del Reglamento del Congreso de los Diputados.

 

Estos requisitos son diferentes según se presente el partido por todas las provincias de España o solo por algunas (nuestro sistema electoral es muy complejo, y ya he tratado este tema en Historias de la Ley Electoral, así que si queréis profundizar en esto me remito a ese artículo). Si te presentas por todas necesitas obtener el 5% de los votos de toda la población y 5 diputados al menos, o bien conseguir 15 diputados sin importar el porcentaje de votos que obtengas. Si te presentas solo por algunas, necesitas obtener el 15% de los votos de todas las provincias en las que te presentes y al menos 5 diputados, o bien 15 diputados sin importar el porcentaje de votos de las provincias en las que te presentas.

 

Pues bien, UPyD se presentó por toda la nación, obtuvo 5 diputados y el 4,69% de los votos. Amaiur se presentó solo por las tres provincias vascas y Navarra. Obtuvo 7 diputados, pero en Navarra solo obtuvo el 14,89% de los votos, no llegando al 15%. No obstante, diversas voces, tanto dentro como fuera de ambos partidos, han pedido que se “interprete” el reglamento flexiblemente y se les permita tener grupo parlamentario, porque hay partidos que han obtenido menos votos que ellos y menos o los mismos diputados y sin embargo tendrán grupo. Este es el caso del PNV, cuatro veces menos votos que UPyD y 5 diputados (los mismos que él). No obstante, como solo se presentó a las tres provincias vascas y en ellas obtuvo más del 15% de los votos podrá tener grupo. Esto resulta más chocante si se compara con AMAIUR, la cual obtuvo más votos que el PNV en las 3 provincias vascas y un diputado más por ellas, pero como optó por presentarse también en Navarra y allí falló, no cumple en puridad el requisito.

 

El órgano encargado de interpretar el Reglamento del Congreso es su Mesa (con mayúscula). Ahora bien, debemos tener en cuenta varias consideraciones: la primera es que lo que está claro no necesita ser interpretado, o como dicen los juristas de manera rimbombante in claris non fit interpretatio (en la claridad no cabe hacer interpretación). En este caso la norma es bastante clara y dice lo que he explicado previamente, y aquí la reproduzco para que no quepa duda:

 

“Los Diputados, en número no inferior a quince, podrán constituirse en Grupo Parlamentario. Podrán también constituirse en Grupo Parlamentario los Diputados de una o varias formaciones políticas que, aún sin reunir dicho mínimo, hubieren obtenido un número de escaños no inferior a cinco y, al menos, el 15%, de los votos correspondientes a las circunscripciones en que hubieren presentado candidatura o el 5% de los emitidos en el conjunto de la Nación.”

 

Expuesto esto, ¿Qué cabe interpretar? Que UPyD y Amaiur no cumplen las condiciones es evidente. 

 

 

La segunda es que el Reglamento del Congreso tiene rango de ley por orden constitucional, es una ley aprobada por Las Cortes como otra cualquiera, y que por lo tanto, modificar su sentido argumentando que se está “interpretando” cuando no hay nada que interpretar y claramente se está alterando su significado es un atentado contra los fundamentos más básicos de una democracia: la seguridad jurídica, la voluntad popular y el principio de legalidad.

 

La ley es la voluntad emanada del pueblo y ha de cumplirse, la Mesa no está por encima de la misma para saltársela cuando estime oportuno y conveniente. Para muestra sirva un simil: Esto es como si al juez no le gusta la norma que le obliga a dar audiencia a todas las partes en el juicio y decide saltársela interpretando que son solo las partes “relevantes” (e interpretando a su gusto lo que es relevante, por supuesto). Por otra parte, saltarse la ley en este caso y concederle el grupo a ambas o a una de estas formaciones sería otorgar un privilegio, y ante la ley todos somos iguales, eso nos diferencia del antiguo régimen.

 

Por cierto, este sistema de saltarse la ley porque uno quiere y lo estima oportuno y conveniente, recuerda mucho a la manera que se tenía antes de “legislar” si es que a eso se le podía llamar legislación: el rey otorga graciosamente (porque quiere) a otro una concesión, sin estar obligado a ello, de manera totalmente arbitraria y pudiendo revocarla en cualquier momento porque no hay una norma que le obligue a mantenerlo. ¿No es este precisamente el caso? ¿Qué pasará la próxima vez que suceda una situación similar? ¿Tendrá a bien su graciosa majestad la Mesa concederla? ¿Retirará su excelencia el privilegio cuando lo estime, o cuando le dejen de ser gratos o se opongan a sus intereses estos dos partidos? ¿Se la concederá en su infinita sabiduría a uno y no a otro? No se sostiene por ningún lado.

 

Sin embargo, esto se ha hecho ya en otras legislaturas y se hace; si la Mesa decide conceder el privilegio no será ni la primera vez ni la última que lo hace. Con esto no quiero decir que no me parezca justo que un partido como UPyD que es la cuarta fuerza política por votos y a quien ya perjudica bastante el sistema electoral no deba tener derecho a grupo parlamentario. Esto es así especialmente cuando se ve que partidos con muchos menos votos (e incluso con cuatro veces menos votos y los mismos cinco diputados) obtienen grupo y ellos no. Es más, no creo que haya que culpar a sus representantes por pedir grupo a la soberana Mesa cuales súbditos postrados ante el rey sabiendo que no tienen derecho a lo que piden. Es más, tampoco se les ha de culpar por pedirlo aunque saben que va contra la ley, porque ellos son al fin y al cabo las víctimas del sistema electoral y de este sistema injusto de otorgamiento de grupo. Aun así, opino que la solución no está en pedir la concesión de un privilegio a su alteza real.

 

El camino para acabar con esta injusticia es cambiar el Reglamento del Congreso, mediante el procedimiento legislativo al efecto, por Las Cortes. Solo así respetaremos la poca dignidad que le queda a nuestro sistema y respetaremos la separación de poderes y a la voluntad del pueblo emanada en la ley. Es más, solo cambiando la ley y diseñando un sistema justo y equitativo evitaremos que la Mesa pueda seguir discriminando según su buen saber y entender, concediendo o denegando.

 

Por cierto, si se le pregunta, un servidor responderá que Amaiur no debería tener grupo propio, y si se le apura, tampoco PNV (que reúne las condiciones legales). Digo esto porque el porcentaje de votos que ambas obtienen es pequeñísimo, el 1% nacional, pero como el sistema electoral les favorece enormemente están representados. No obstante, no creo que sean suficientemente representativos del sentimiento nacional como para tener este privilegio. No obstante, aquí estoy dando mi opinión personal de lo que la ley debería decir (de lege ferenda dicen los pedantes juristas), no lo que la ley dice (de lege data).

Compartir esta página

Repost 0
Published by